sábado, 17 de abril de 2010

"La pintura rupestre"



Si por un momento nos detenemos a analizar las llamadas pinturas rupestres, o arte de las cavernas. Vamos a ver, en muchas de estas obras, magistrales ejecuciones tanto en el dibujo como en la aplicación del color. En las que cabe resaltar el notable parecido entre el animal real y el representado, logrado por esos primeros "artistas". Los cuales tuvieron en cuenta, a la hora de representar el animal en cuestión, no solo los más mínimos detalles; sino que además supieron aprovechar protuberancias y oquedades de la pared rocosa de la cueva, para así acentuar aún más la apariencia realista del animal representado.

Se hace evidente que las obras de arte del paleolítico superior están estrechamente relacionadas con la magia de la caza, y que los lugares donde éstas se encuentran eran escenarios de celebración de rituales mágicos. Los artistas de tan remotos tiempos estaban convencidos de que gracias a la fidelidad de la imagen lograda, se va a tener una influencia decisiva sobre lo que ella reproduce. Lo cual miles de años más tarde James George Frazer, en su libro “La rama dorada”, va a definir como actos de “magia simpatética que no son otra cosa que la creencia de algunas religiones en la existencia de "fuerzas" que pueden actuar en la distancia mediante oraciones o imitaciones de diversos tipos y ser capaces de obtener determinados resultados”.

Hasta aquí todo muy bien, pero creo que no se ha enfatizado lo suficiente el hecho que más allá del acto mágico-ritual que le conferían a dichas obras los miembros de la comunidad paleolítica. Definitivamente la plásticidad y realismo de algunas de las pinturas en las cuevas de Lascaux y Altamira, por tan solo citar dos de las más conocidas, nos llevan a la conclusión que hay calidades en la obras plásticas de algunos de esos artistas que dificilmente pudieron ser obtenidas por cualquier miembro del grupo. Más acertado sería pensar que obras de tan alta calidad y compleja ejecución, tuvieron que ser realizadas por experimentados artífices que en algún momento iban a pasar a dedicar la mayor parte de su tiempo a la actividad “mágico-artística”.

Roberto Cayuso

2 comentarios:

  1. y quién vendría siendo
    los artistas del arte rupestre

    ResponderEliminar
  2. y quién vendría siendo
    los artistas del arte rupestre

    ResponderEliminar